El azúcar que se añade al jamón ibérico forma parte del preparado de sales nitrificantes que contribuyen a la conservación del producto, además de ayudar a conseguir el tono rojizo característico de los productos curados.

Por otro lado, los azúcares son utilizados por los microorganismos naturalmente presentes en la carne o en la sal para iniciar los procesos de curado. De este modo, los azúcares incorporados, en muy pequeña cantidad como comentábamos antes, no estarán presentes, o lo estarán en cantidades inapreciables, en el producto final.

En resumen, los azúcares que se leen en la etiqueta se añaden por motivos tecnológicos, y no nutricionales o para aportar sabor dulce, como se ha oído en alguna ocasión.

Tener presente que tanto nitritos, nitratos y azúcares que se usan en el jamón, si analizamos jamones de larga curación con más de 24 meses ya es muy complicado que aparezcan en el producto final.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú
EnglishFrenchPortugueseSpanish
error: ¡¡El contenido está protegido!!
× ¿Necesitas Información?